.:: Locales ::.
Funcionarios de CAFESG evaluaron el estado del puente de la Avenida Sixto Ríos
La visita de los profesionales de CAFESG al puente y terraplén ubicado en la Avenida Sixto Ríos fue a efectos de evaluar la problemática que presentan los mismos, presentándose el derrumbe de una gran parte de los mismos por la erosión que genera el lago de Salto Grande cuando se encuentra por sobre la cota permitida.
 
 
El Vocal de CAFESG, Rubén Rastelli señalo que se está en una circunstancia “caótica y peligrosa” por lo que considero que entre todos se debe encontrar la solución a esta problemática porque de lo contrario se podría cortar la comunicación, afectando a personas que viven en el ex emplazamiento y trabajadores del parque industrial.
 
 
Rastelli subrayo que el problema se genera desde que el lago actúa por sobre el nivel permitido, existiendo obras que en su momento no fueron contempladas, debiéndose proteger de manera inmediata la base del puente, mitigar el faltante del suelo debajo del terraplén, reponer el geotextil y reponer el faltante de piedras para que lleguen hasta las veredas.
 
 
La gravedad de esta importante vía de comunicación además incluye el hundimiento y resquebrajamiento de cientos de metros de veredas, barandas sueltas, los bolsones de alambres cortadas, realizar nuevos desagües que no cumplen la función por ser muy pequeños, “de no hacerse un trabajo inmediato el puente y el terraplén corren el riesgo de que todo se derrumbe” advirtió.
 
 
El Vocal de CAFESG solicito que se interese a la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande a, no solo para evitar esta problemática a través de hacer la regulación responsable de la altura del lago dentro de lo establecido, sino también solucionar un problema que a futuro podría agravar considerablemente la comunicación de los federaenses que utilizan esta vía de comunicación.  
 
 
 
Como se adelantara desde INFORME CIUDADANO las reiteradas crecientes extraordinarias de las aguas del embalse de Salto Grande provocan graves daños a las costas de la ciudad, siendo más apreciable – y a la vez preocupante – la ocasionada en el terraplén y puente que une la nueva y vieja ciudad. Allí es visible el desgaste del talud que el agua erosiona al punto de producir desmoronamientos, cuya dimensión podría alcanzar al pavimento que cubre dicho terraplén.