.:: Editorial ::.
"Con la mitad de Vaca Muerta llegarķamos al autoabastecimiento"
El presidente del Instituto del Petróleo de Houston analiza el impacto de la visita de Macri. Hace veinte años que Miguel Di Vicenzo vive en Houston y hace poco menos que junto a un grupo de emprendedores argentinos decidieron crear el capítulo local del histórico Instituto del Gas y del Petróleo, que ahora le toca presidir. En ese rol este miércoles recibirá aquí al presidente Macri junto a la élite de la industria petrolera de Texas, que es como decir a la élite global de ese negocio, que todavía mueve al mundo.
 
¿Cuál es la expectativa que tienen para el encuentro del presidente Macri con los petroleros, aquí en Houston?
 
La expectativa es muy grande por lo que generó el shale en el mundo y especialmente en Estados Unidos, que es el líder y Argentina que viene en segundo lugar. Además tenemos un intercambio de información y tecnología muy fluido en esta materia con las empresas de aquí. De hecho, esa es casi la razón de ser de nuestro Instituto.
 
¿China que tiene el otro gran yacimiento de shale en qué lugar queda?
 
China es importante, pero va en este tema atrás de Argentina. Además no es fácil conocer los datos de China.
 
¿Cómo surgió este encuentro?
 
A principios del año pasado nosotros organizamos aquí en Houston lo que se llamó "El Día de Vaca Muerta", donde todas las empresas que operan en el área, como YPF, Chevron, Shell, Tecpetrol, hicieron sus presentaciones. Allí se contó todo lo que pasaba en Vaca Muerta, lo bueno que había ahí en cuanto a recurso, pero también se marcaron los desafíos.
 
En ese momento, el ministro Aranguren y el gobernador Gutiérrez (Neuquén) marcaron el inicio de una mesa de trabajo alineada entre el gobierno nacional, la provincia, los sindicatos y hasta los municipios de la zona. Eso generó una buena imagen, asociada además a la llegada del nuevo gobierno de Macri.
 
Por eso, lo bueno de tener al Presidente aquí es poder decirle a todos esos empresarios: el acuerdo está caminando. A lo que se suma el precio estímulo para el nuevo gas.
 
¿Ve interés de las grandes petroleras por Vaca Muerta?
 
Claro, no sólo interés, sino también presencia concreta en los últimos cinco años.
 
Sin embargo, analistas señalan que estas compañías vienen, cierran un acuerdo acotado como para pisar un área, pero quieren ver si Macri gana las elecciones de medio término y si se consolida el ordenamiento macro -sobre todo si baja el déficit-, para hacer el desembolso fuerte que requiere Vaca Muerta.
 
Eso es así. Claramente, la incertidumbre es uno de los peores enemigos de los negocios y de las inversiones. Es importantísimo que Argentina muestre un plan, que se mantenga y que este tipo de presentación de proyectos y de relación con los inversores, se mantengan.
 
Vaca Muerta dispara todo tipo de fantasías, se llegó a decir que cuando esté en su máximo desarrollo, Neuquén se va a transformar en Texas y la Argentina va a duplicar su PBI.
 
El shale duplicó la producción de petróleo en Estados Unidos. Pasaron de producir 6 millones por día a producir 11 millones. Estamos hablando que en 2020 este país ya no necesitará importar petróleo y más que duplicó las reservas de petróleo y gas. Estados Unidos tenía para 30 años y ahora tiene para más de 100 años.
 
Si este desarrollo se pudiera replicar aunque sea en la mitad en la Argentina, podríamos llegar a un autoabastecimiento.
 
¿Y cuánto impacta en esa posibilidad la falta de infraestructura que sufre Argentina? ¿Se lo comentan los inversores?
 
Es verdad, logística, tecnología, infraestructura es un gran desafío. ¿Pero qué es lo bueno de esto? Argentina tiene cien años de historia de petróleo. En Argentina no se empezó a fracturar hace tres años, sino hace treinta años. Tenemos un conocimiento muy bueno y no sólo en pozos, también en la fabricación de equipos.
 
Por eso este desafío de la logística es una oportunidad más que una debilidad, porque tenemos la mano de obra para desarrollarlos. Tenemos, por ejemplo también excelente conocimiento en la industria metalúrgica. Y no lo digo yo, me lo comentan los empresarios extranjeros cuando hablan de Argentina, que destacan la capacidad técnica de nuestro país.
 
¿Qué porcentaje queda de Vaca Muerta para que entren nuevos jugadores?
 
Queda y hay muchos campos que todavía no se han desarrollado, sobre todo en el Oeste. Hay nuevas rondas para lanzarse y también tenemos bloques que han tenido perforación, pero necesitan mucha más actividad para encontrar las mejores zonas productivas.
 
¿Ustedes notaron un cambio en los inversores, luego de la asunción de Macri?
 
Sí, de hecho al poco tiempo realizamos por primera vez el "Vaca Muerta Day" aquí y vinieron no sólo todas las petroleras, sino también todos los fondos de inversión de Houston, los bancos y hasta pequeñas compañías de servicios de la industria. Fue una convocatoria inédita. La gente percibió un cambio, una oportunidad, un nuevo escenario. El triunfo de Macri fue una señal muy fuerte de que había cambiado la ecuación.