.:: Editorial ::.
Sergio Berensztein: "Cristina no es jefa de su partido ni nunca lo fue, y su partido la odia"

Lo dijo Sergio Berensztein ante el Rotary Club Buenos Aires. También sostuvo que "si la crisis económica no se complica más, Cambiemos va a tener muchas chances de retener el poder"
Aunque Ella no habla, está omnipresente. Pasó otra vez en la charla que dio Sergio Berensztein ante el Rotary Club Buenos Aires donde la única vez que lo interrumpieron fue para aplaudir una definición sobre Cristina Kirchner y el justicialismo: "Ella no es jefa de su partido ni nunca lo fue, y su partido la odia".
De alguna manera el doctor y magister en Ciencia Política y asesor de instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo, del Banco Mundial y del FMI, ya desde el inicio tranquilizó a gran parte de su auditorio, aun cuando se definió crítico y hasta dijo que "este gobierno hizo poco y lo poco que se hizo no se hizo bien". 
"A pesar de que estamos en un momento de malhumor social, incertidumbre política y hay desilusión en un segmento de la sociedad, lo que estamos viendo es un país saliendo de una situación muy compleja, venimos de un populismo autoritario pero estamos saliendo sin traumas institucionales, sin episodios de violencia", evaluó sobre el presente, y hasta mostró optimismo: "Estamos viendo nacer algo distinto, nunca vi que dos tercios del liderazgo político esté hablando de austeridad y equilibrio fiscal".
Como uno de los fundadores de Poliarquía, y actualmente a cargo de encuestas junto a Eduardo D Alessio, que es habitué en los almuerzos de los miércoles del Rotary Club, Berensztein pronosticó un futuro sin Cristina Kirchner de regreso en la Casa Rosada. Para él, "es difícil pensar en la alternancia", lo que fundamentó en la división de la oposición y en la historia democrática argentina en la que un solo presidente fue reelecto después de haberse ido y pudo terminar su mandato. Nombró en cambio la mala fortuna, por distintas razones, de una larga lista: Juan Domingo Perón, Hipólito Yrigoyen, Adolfo Rodríguez Saá, Néstor Kirchner.
Su única duda: "¿Vamos a volver a desaprovechar la oportunidad como en el 2015?". También advirtió como defecto que "este gobierno descree de la política, ha desaprovechado la oportunidad de consensos estables", aunque delineó un perfil mucho mejor en la región para Argentina en comparación con Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia.
 
Incluso habló de "un piso de apoyo a la coalición gobernante muy sólido", mientras que en la oposición ve cuatro líderes. Y hasta comparó a Mauricio Macri con sus pares de Francia y Estados Unidos. "La imagen positiva de Macri es de 41 puntos, la de Macron 40 y la de Trump, 43" y "hay un cuarenta y pico que cree que el año que viene va a estar bien".
Otra razón por la que aseguró que Macri puede ser reelecto es porque "Cambiemos sabe ganar elecciones" y "armó el mejor equipo de comunicación del mundo".
"Si la crisis económica no se complica más, si esto es lo peor y vamos saliendo, Cambiemos va a tener muchas chances de retener el poder. No sé si Macri ganará en primera o segunda vuelta", aseguró. En un mensaje más optimista aún, contó que "algunos piensan que Macri ha salido del closet" y que ahora buscará las reformas estructurales y las decisiones de gestión que siempre quiso hacer. "Macri es hoy el gerente de un gobierno genuino", lo definió.
En cambio se preguntó sobre la ex presidenta: "Cristina tiene dos problemas adicionales, uno es financiar una campaña que va a ser muy cara. ¿Ella tiene plata blanca? ¿Cuántos gobernadores van a ayudarla a hacer campaña?". El otro tema: "¿Cómo hace Cristina para hablar de inflación?".
Muchos prestaron atención a su opinión sobre el rol "contendedor" del papa Francisco antes y hoy. "El Papa ejerció su poder", dijo sobre Cristina Fernández y las fotos que los mostraban sonrientes y sobre el vínculo del Papa y los curas que ayudan hoy a los sectores más desprotegidos.