.:: Locales ::.
Desde septiembre
Micros de larga distancia: eliminan la tarifa mínima, pero advierten que no habrá grandes ofertas

Lo resolvió el ministerio de Transporte. Es para pasajes sacados al menos 10 días antes. Desde el sector dicen que no están en condiciones de ofrecer rebajas. La decisión de eliminar las tarifas mínimas en los vuelos de cabotaje se replicará en el servicio de colectivos de larga distancia. Por determinación del Ministerio de Transporte de la Nación, desde septiembre las compañías de ómnibus podrán comercializar pasajes con un descuento de hasta el 95%. La modificación se aplicará para destinos dentro del país que se vendan con al menos 10 días de anticipación. Desde las Cámaras explicaron que para ofrecer mejores precios tienen que bajar los costos y que, por el momento, eso no es viable. “Hay empresas que están más cerca de bajar las persianas que las tarifas”, advirtió en diálogo con Clarín Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi).
“Hasta el momento, existía una tarifa de referencia relacionada con la cantidad de kilómetros del viaje a realizar. A la vez, sobre ese precio, se podían aplicar descuentos de hasta un 20%. A partir de ahora, la reducción podrá alcanzar hasta un 95%”, explicaron desde el Ministerio de Transporte. Y aclararon que el valor final lo pondrá cada empresa.
Por ejemplo, un viaje de Buenos Aires a Córdoba que hoy tiene una tarifa de $ 855 podría venderse por hasta $ 43 si la compañía así lo decide. Ir en micro a Corrientes, que cuesta $ 1.116, podría ofrecerse desde $ 56. A Mar del Plata, se podría viajar por $ 25 (hoy sale $ 491). La tarifa para trasladarse a Bariloche podría pasar de los $ 1.915 a los $ 96.
Con la medida, anunciada este jueves por el Gobierno, buscan que cada vez más personas puedan viajar dentro del país. A su vez, según dicen desde Transporte, pretenden fomentar el turismo y, a la vez, que el transporte terrestre pueda competir con el aéreo.
Sin embargo, las Cámaras no reciben la modificación de la misma forma. “Uno de nuestros problemas principales tiene que ver con los costos: el combustible pasó de $ 20 el litro en diciembre a $ 30 hoy. Los ómnibus, con el aumento del dólar, también subieron. En ese contexto, reducir los precios de los pasajes no es la solución: si los bajamos no llegamos a cubrir los costos”, sostiene Néstor Carral, presidente de la Cámara Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (Catap). 
“El Estado tiene que estar presente. No es una política saludable para nuestro sector el libre mercado. Así, las empresas grandes que tengan más capacidad para ajustar sus tarifas se van a terminar comiendo a las chiquitas”, señala Carral. Por último, asegura que el otro conflicto tiene que ver con la merma de pasajeros y que ya no van a recuperar parte de los que eligen las low cost: “Algunos cambian el micro por el auto, otros por el avión y un tercer grupo no está viajando por la recesión. Creo que la pelea con el aéreo por los tramos largos, de más de 1.000 kilómetros, ya la perdimos, por más que bajemos los precios”.
Gaona, de Celadi, coincide en que para ofrecer tarifas mejoradas necesitan “bajos costos cuando hoy son muy altos”. “Por eso, al llegar (la medida) en este momento, no podemos decir que es una buena noticia. Es algo que había que hacer pero al final, antes se requiere un cambio de regulación profundo para igualar las condiciones con la situación de los traslados aéreos”, explica Gaona. Y agrega: “Hay seis empresas que hoy están paradas porque no pudieron pagar sus sueldos. Algunas compañías están más cerca de cerrar que de mejorar las tarifas”.
El ómnibus, dice Gaona, “tiene un 40% de carga impositiva en combustible, mientras que el avión cuenta con un 19%. Las aerolíneas cubren los 50 destinos más rentables y en los horarios que quieren. Nosotros vamos a 1.600 destinos, conectamos pueblos. Eso es importante para la gente, pero no resulta rentable. Queremos que a ellos se les exija lo mismo”.
Consultados sobre estos temas, desde Transporte aseguraron que vienen avanzando "en la modernización de las regulaciones del sector para hacerlo más competitivo, bajar costos y flexibilizar la operación para que esté mejor dirigida a la demanda”. A su vez, destacaron que “la nueva medida mejora las reglas de juego porque unifica criterios". Sobre la situación de las empresas que están paradas, sostuvieron que “se trata de un solo grupo, el de Flechabus. Es una cuestión patronal, entre el privado y sus trabajadores y junto al Ministerio de Trabajo estamos intentando acercar posiciones”.
La modificación en el piso tarifario de los micros se tomó luego de que el Ministerio de Transportes resolviera eliminar la banda mínima de precios que regía para los pasajes aéreos a partir del pasado 15 de agosto para aquellos que compren los tickets con 30 días de anticipación. Lo hicieron en respuesta a un reclamo de las aerolíneas low cost, que tenían la intención de vender algunos de sus asientos a precio de remate y así contar con sus vuelos completos.