.:: Locales ::.
El candidato a vice de Macri
Miguel Ángel Pichetto y la campaña presidencial: “Será un debate entre la democracia y el autoritarismo”
El senador peronista aseguró que “la Argentina no va a volver atrás”. Este miércoles Macri y Pichetto estrenan la fórmula ante empresarios en Vaca Muerta.“Ante la duda, primero el coraje”, buscó ponerle épica Miguel Pichetto, a su impactante decisión de secundar a Mauricio Macrien la fórmula presidencial. Citó a Borges, aunque en rigor fue una versión de la milonga de jacinto Chiclana cuando expresa: “Siempre el coraje es mejor”.
En un salón Eva Perón del Senado, atestado para la conferencia de prensa convocada de apuro, Pichetto afirmó que ante el ofrecimiento de Macri que lo había llamado en la tarde, “inmediatamente le dije que sí. No ha habido ningún tipo de duda, y si había, lo vale el desafío de salir a un camino de reconstrucción y de unidad nacional”, completó.
Pichetto informó también de su renuncia a la presidencia del bloque del PJ en el Senado, el que había articulado “los intereses de los gobernadores”. Se sabe que el escenario electoral aún en configuración traerá un barajar y dar de nuevo en los bloques parlamentarios, antes y después de diciembre.
Además, contó que les avisó de su decisión anticipadamente a sus ex compañeros de Alternativa Federal Sergio Massa, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey. En tanto que este miércoles estará de estreno con Mauricio Macri: la fórmula será presentada en Vaca Muerta ante empresarios de primera línea, durante una jornada de IDEA
“Estoy convencido de que Macri va a ser reelegido, de que la Argentina no va a volver atrás. Se viene un período de recuperación muy fuerte para el país”, sostuvo Pichetto, quien trató en su exposición de minimizar las diferencias que en múltiples discursos sostuvo con el rumbo económico del Gobierno, y resaltar los puntos en común.
En su camino al estrado, según pudo saber Clarín, Pichetto comentó a quienes lo acompañaban que Gerardo Morales, el gobernador jujeño, había “operado fuerte” para que él estuviera en la fórmula.
Otra fuente oficialista le dijo a Clarín que Pichetto ya trabajaba en articular apoyos de gobernadores a la fórmula. Mencionó tres distritos, entre los que se busca que vayan con “boleta corta” de propios candidatos a legisladores, y "trabajen" para la fórmula Macri-Pichetto: Córdoba, con el influyente Juan Schiaretti; pero tambiénRío Negro y Neuquén. “En eso está Miguel”, señalaron. ¿Y (Juan Manuel) Urtubey? “Se define en estas horas”, añadieron.
En el acto se distribuyó un documento con una docena de puntos programáticos. Terminó mencionando a varios vicepresidentes, como modelos. “Espero desempeñar este cargo, si el voto popular nos elige, bajo la guía de figuras señeras como Carlos Pellegrini, Elpidio González, Hortensio Quijano, Carlos Perette, y Vicente Solano Lima”.
Ante una jugada que termina de implosionar Alternativa Federal, y anticipa una polarización mayor, incluso en la primaria, Pichetto marcó lo que sería un eje discursivo de la campaña: “Es un debate entre democracia y visiones autoritarias”, le apuntó a la lista de Unidad Ciudadana que comanda Cristina Kirchner. Destacó que se trata también de cuál va a ser la inserción internacional de la Argentina, ligó lo que pase en el país en octubre al “destino de Venezuela” y elogió la política exterior de Macri.
Sin embargo, reiteró su postura contraria al desafuero de la ex presidenta: “Estoy en contra de la prisión preventiva como pena anticipada. He mantenido posiciones muy claras y no las voy a modificar”, agregó.
El rionegrino, que vence su mandato en diciembre, se hizo eco del impacto positivo en el “círculo rojo”. Mencionó el repunte de los bonos soberanos y la baja del riesgo país: “La decisión ha sido asimilada de manera correcta”.
En alusión a Cristina, con la que tiene una relación tensa en el Senado, Pichetto abogó por decirle “no al país del odio, a volver atrás con las emocionalidades de la Plaza (de Mayo) o los salones”, por los actos y patios “militantes” que promovió por años la ex presidenta. También diferenció respecto de la fórmula K, de fuerte sospecha de un doble comando, que “la autoridad de un gobierno está en la figura del presidente” y aseguró que él “nunca sobrepasaría los límites”.
Si bien el Congreso está con casi nula actividad, pocos legisladores oficialistas estuvieron presentes. “Hay desorientación -comentó uno de ellos a Clarín-, si no te gusta, te quejás en tu despacho pero después tenés que salir con una sonrisa a apoyar”, evaluó.
Estuvieron en primera fila, el senador y titular del PRO nacional,Humberto Schiavoni, el radical Oscar Castillo, la neuquina del MPN Lucila Crexell, y los diputados radicales José Cano y Luis Petri. No hubo otros peronistas y tampoco nadie de la CC de Elisa Carrió.
En un pasillo tras el anuncio, el diputado salteño Pablo Kosiner se cruzó con el radical Petri. “¡Ehhh, se llevaron un compañero!”, bromeó Kosiner mientras se daban un abrazo. Venía de la Casa de Salta, y ratificó que Urtubey “no se baja” de su precandidatura.
La milonga de Borges sigue con el verso, “la esperanza nunca es vana”, la idea que cruza a todos, sin excepción, en estas horas cruciales.